El Periódico de Aragón, Joaquín Carbonell (Octubre 2007)

En la ópera también cuenta la imagen.

Ella es una soprano lírica con tintes spinto.

Hoy la pueden escuchar y ver en la Sala Luis Gálve (19.30 h.) al lado del tenor Guillermo Orozco, con el pianista David Barón, interpretando dúos, arias y romanzas de ópera y zarzuela. Ella es una soprano lírica con tintes spinto.

–¿A los 17 ya descubrió que no quería cantar rocanroll?

–Ja, ja, como empecé con ocho años en la música seria, en Teruel, una cosa me llevó a la otra. Tenía mucho tiempo libre, así que mi padre me aconsejó que educara la voz con una profesional. Y poco a poco me fui enganchando.

–¿De verdad que no le tentó cantar al menos folk?

–La verdad es que no. Me gusta mucho el jazz, y a veces me da por ahí. Pero me tienen enamorada la ópera y la zarzuela. Hay unas historias detrás que parecen telenovelas, te metes en el personaje tanto…

–Tiene la pinta ideal para cantar dramas de amor, pero esas sopranos gorditas…

–Ja, ja. Soy muy sensible y apasionada y me gusta cantar cosas con sentimiento. Hoy en día la imagen cuenta mucho; por supuesto que se da por hecho que tienes que cantar, pero prima la imagen, la comunicación. El público se tiene que creer lo que le estás contando y para eso también cuenta la imagen. Si un personaje está enamorado de ti y tienes una figura agraciada, será más fácil de creer…

–Dicen que el mundillo de la ópera está casi imposible.

–Es un mundo muy cerrado, donde a veces es difícil que te dejen entrar.

–¿Usted cómo se lo plantea?

–Yo creo que tienes que seguir confiando en que algún día habrá alguien que te escuche y se enamore de tus cualidades. Yo creo que no todo el mundo está comprado… Hay que seguir trabajando mucho porque si eres tan buena como te crees, no les quedará más remedio que escucharte un día.

–¿Quién ha sido la más grande?

–La Callas y la Tebaldi. Me han comentado que la Callas salía al escenario y la gente se quedaba sin respiración de la impresión.

–¿Para tener esta dedicación tan plena es bueno permanecer soltero?

–No, pero necesitamos alguien que comprenda nuestra actividad. Si estás feliz, equilibrado, sereno, eso se nota en el escenario, lo mismo que lo contrario. Estamos sometidos a cualquier emoción, de forma que nos influye en la voz, a favor o en contra.

–¿Hasta dónde quiere llegar?

–Soy y quiero seguir siendo profesional. Tengo buenas perspectivas, porque hay gente que confía mucho en mí, y quiero vivir honestamente de esto, sin dejar de lado mi vida personal.

Tags: