Heraldo de Aragón (Enero de 2006)

Cada vez que salgo al escenario, quiero que sea una ocasión única.

María de Félix es una joven soprano zaragozana que ha empezado a pisar fuerte en el mundo de la lírica. La iniciativa de traer ópera al Auditorio de Zaragoza con motivo de la Expo le ha dado una oportunidad única.

Con usted se cumple la tradición. Se pone enferma la soprano, usted la sustituye, y triunfa.

Fue una sorpresa sustituir a Montserrat Martí, por eso hay que estar siempre preparado.

Usted lo estaba…

Sí, porque formaba parte del elenco del segundo reparto.

¿Le gusta el personaje de Micaela de “Carmen”?

No solo me gusta, sino que coincido con muchas de sus características. Micaela es una mujer sencilla, romántica, apasionada… Tengo un dúo y un aria que son lo más bonito de la ópera.

O sea, que cantó entusiasmada.

Y sosegada, porque para cantar hay que estar en un estado de ánimo templado. Ni muy sensible, ni muy frío.

Un difícil equilibrio…

Sí, entre la emoción del personaje y la tuya propia.

Usted se entrega mucho…

Eso me dicen. Cuando canto, me olvido de que estoy interpretando. Y te tienes que controlar.

Tags: